Numerología: el significado de tu nombre


La numerología afirma que, además de en fechas tales como la de nuestro nacimiento, también en los nombres podemos encontrar una vibración. Efectivamente, por este motivo los nombres también son tratados como fuente de información sobre las personas muy interesante de analizar. En este artículo te explicamos los pasos a seguir para obtener lo que muchos, en numerología, conocen como el número del alma, a partir de tu nombre.

¿De qué habla nuestro nombre y apellido? ¿Qué es el número del alma?

Para determinar qué tipo de vibración tenemos según nuestro nombre, los seguidores de la numerología asignan un valor numérico a cada una de las letras del alfabeto (esto te lo mostraremos en el siguiente apartado). Así, si consideramos nuestro nombre y apellido, podremos obtener un número, el llamado número del alma, que nos dará información sobre nuestra personalidad. Pero, ¿qué información sobre nosotros nos puede dar exactamente?

Algunos numerólogos afirman que, a través del nombre (y el número del alma que obtenemos a partir de él), podemos llegar a saber lo siguiente:

  • Quién hemos venido a ser.
  • Dónde está nuestro lugar en el mundo, aquel en el que podemos brillar con luz propia, sin tener que actuar en modo automático como si fuéramos un robot.
  • De qué forma nos mostramos al mundo.
  • Cómo lograr nuestro éxito profesional.
  • Cuál es nuestro mayor reto para conseguir nuestra realización personal.
  • Qué posición hemos venido a ocupar dentro de nuestro clan/familia y de qué forma nuestra aportación se va a convertir en fundamental para el desarrollo y crecimiento de sus miembros.
  • Nuestro número de madurez energética. Suena misterioso, y lo es. En este artículo no vamos a profundizar sobre este tema, pero se trataría de un número que se activa en las personas que tienen entre los 45 y los 50 años de edad.
  • Información sobre los ciclos evolutivos de la vida.
  • Información muy importante que nos habla de nuestra energía interna – silenciosa y sutil – y la externa – que mostramos a los demás-.

Suena interesante, ¿verdad? Sigue leyendo si quieres saber cómo puedes obtener este número del alma por ti mismo. Te lo explicamos paso a paso.

La tabla pitagórica

La numerología utiliza la tabla pitagórica para establecer un valor numérico para cada letra del nombre. A continuación, te presentamos estas equivalencias:

1: A, J, S

2: B, K, T

3: C, L, U

4: D, M, V

5: E, N, W

6: F, O, X

7: G, P, Y

8: H, Q, Z

9: I, R

¿Qué nombre se debe analizar? ¿Podemos considerar solo el nombre de pila?

Si has llegado hasta aquí, seguramente te preguntarás: ¿Cuál es exactamente el nombre que puedo analizar? ¿Solo mi nombre? ¿Mi nombre y apellidos? ¿El nombre por el que todo el mundo me conoce? ¿O mi nombre completo… que es larguísimo?

La verdad es que encontrarás diferentes opiniones. Muchos numerólogos se decantan por analizar el nombre por el que has sido oficialmente registrado y aseguran que, al considerar el nombre completo, se obtiene “la fuerza total” del mismo. El nombre completo es el que aparece en tu documento de identidad, que es el nombre por el que se nos conoce más en sociedad, nuestra “marca”, por decirlo de alguna manera.

Por otro lado, encontrarás personas que sí opinan que se obtiene información interesante al obtener el número solamente del nombre de pila (en este caso, Juan) e, incluso, de los dos apellidos (por junto o por separado).

Como puedes ver, las maneras de interpretar todas estas cuestiones son muy diversas. Solo tú decides qué te representa y, por lo tanto, qué es lo que vas a tener en cuenta.

Practiquemos con un ejemplo:

Tomemos, por ejemplo, un nombre común como Juan Sánchez López. Efectivamente, como ya te imaginas, ahora simplemente deberemos buscar qué valor tiene cada una de estas letras en la tabla pitagórica. Quedaría de la siguiente manera:

J=1 S=1 L=3

U=3 A=1 O=6

A=1 N=5 P=7

N=5 C=3 E=5

H=8 Z=8

E=5

Z=8

Después de listar las equivalencias que ves arriba, simplemente deberás comenzar a sumar. Lo harás de la siguiente forma que te mostramos a continuación:

1 + 3 + 1 + 5 +1 +1 + 5 + 3 + 8  +5 +8 +3 + 6 +7 + 5+ 8 = 70

Lo siguiente que se debe hacer es sumar 7 + 0. Ahora, sí obtenemos el número de nuestro nombre, nuestro número del alma, el 7.

¿A qué complementa el número del nombre?

Este dígito que obtenemos complementa de forma importante al número del destino (el obtenido en el análisis de nuestra fecha de nacimiento explicado en artículos anteriores). Hay numerólogos que afirman que el nombre habla de nuestra identidad. Por otro lado, la fecha de nacimiento nos daría información un poco más centrada en los desafíos a los que deberemos hacer frente en el camino. Sea como sea, lo interesante es ver cómo estos dos números se complementan a la hora de darnos una visión más amplia sobre nuestra vida.

Y por último… ¿qué significa cada número?

Si ya has hecho los cálculos para obtener tu número del alma y ahora quieres entender la vibración de tu número, no te preocupes, en siguientes artículos te explicamos las peculiaridades de cada dígito y de qué manera sus vibraciones afectan a las personas. Pondremos sobre la mesa, para ti, algunas de las claves para que puedas averiguar qué has venido a hacer en tu relación con el mundo, pues lo importante es que puedas conocerte a ti mismo (de la mano de la numerología si lo consideras oportuno) para que puedas llegar más pronto a ese lugar que te da plenitud en la vida.

Esperamos haberte ofrecido información de tu interés y, no lo olvides, nos vemos en las siguientes entregas para hablarte en profundidad de cada uno de los números.